Subasta 19/10/2017


Volver
Buscador de lotes
Buscar por Nº


Lote 55
Alfombra LAHORE, en lana con hilos de urdimbre en algodón, Pakistán 4º cuarto del S.XX. Diseño con escena de caza y medallón central azul marino y rojo. Colores naturales vegetales. Med.: 215x128 cm. En perfectas condiciones.

Las alfombras decorativas de caza representan uno de los grandes lugares comunes en el mercado de alfombras, y marcan la diferencia entre las alfombras antiguas más buscadas por los coleccionistas con respecto a otras que atraen a clientes principalmente interesados en decorar sus casas u oficinas.

Esta distinción radical marca la diferencia entre las tradiciones del diseño usadas en las piezas de aldea o tribu con respecto a las usadas en la producción urbana, así como la diferencia entre alfombras pequeñas y alfombras de mayores dimensiones, que responde a un interés por lo peculiar y lo esotérico en contraposición con una aspiración simplemente decorativa.

Los coleccionistas de alfombras antiguas, más o menos eruditos, están dotados de una perspectiva histórica y tienden a acercarse a las piezas desde la perspectiva de la etnografía. Interesados en las distinciones tribales o regionales, así como en la procedencia en su desarrollo más amplio, buscan alfombras hechas para uso local, auténticas, en oposición a las alfombras realizadas para la exportación comercial. Tienden por ello a adquirir piezas de menor tamaño, ligadas al ámbito de lo tribal y lo local, donde alfombras más grandes eran menos comunes.

Otro aspecto muy admirado por el coleccionista es la sensibilidad del colorido en los diseños tribales, a menudo con rasgos peculiares e incluso salvajes. El uso de tintes naturales es primordial para que la alfombra tenga algo más que un valor decorativo. La calidad del color de los hilos, su brillo y la variedad de matices dentro de cada tonalidad resulta de suma importancia. Ciertos colores raros como la púrpura de Tyrian, el amarillo del azafrán, la rosa de la cochinilla y los verdes, agregan valor a la alfombra.

Lote 56
Alfombra en lana con hilos de urdimbre en algodón, procedente de la región de MALAYER, PERSIA OCCIDENTAL, primer cuarto del S.XX. Diseño geométrico, enmarcado con 3 colores diferentes y bordes de diseño. Med.: 195x113 cm. En perfectas condiciones, con pequeña restauración en los bordes.

Las alfombras antiguas de la región de Malayer representan un estilo que se caracteriza por su diversidad en estilo y color. Malayer es una ciudad situada dentro de la provincia de Hamadan. Se encuentra entre Arak y la ciudad de Hamadan. Los tejedores locales produjeron una serie espectacular de patrones tradicionales que van desde los motivos all-over de gran densidad hasta los medallones en forma de los rombos que se colocan sobre motivos monocromáticos elegantes. Aunque los motivos angulares son favorecidos, algunos de los patrones más finos de Herati ofrecen detalles curvilíneos sutiles. Una de las constantes más encantadoras de las alfombras antiguas de Malayer es la creación de bordes ricamente detallados que rivalizan con los patrones espectaculares que aparecen en el campo. Los tejedores de Malayer constantemente ponen gran esfuerzo en la creación de estas fronteras exquisitas.

Los tejedores regionales generalmente producían alfombras más pequeñas, aunque se crearon otras de mayor tamaño por encargo. Los colores y patrones de las alfombras antiguas de Malayer son ricos y variados. Los motivos minúsculos del boteh se utilizan a menudo para crear patrones all-over enormes, y en otras ocasiones se encuentran arabescos a gran escala. Hoy es un momento excelente para invertir en las alfombras antiguas de Malayer, ya que están ganando la popularidad y el reconocimiento que merecen.
Las alfombras antiguas de la región de Malayer constituyen un grupo importante y distintivo de tejidos persas. Técnicamente están entre los hechos en Senneh y Hamadan, y fueron producidos en una gama de diseños de medallón y all-over que a pesar de que provienen de fuentes clásicas persas, tienden a ser algo más abstractos o geométricos en su representación. A veces los diseños de alfombra de Malayer pueden utilizar formas pequeñas y finas como el patrón Herati, pero también pueden combinar tales características con esquemas de composición más grande y el uso de espacios abiertos y vacíos. Su coloración es generalmente suave pero variada, y tienen una finura que las hace excelentes piezas decorativas para los ambientes elegantes.

El uso de tintes naturales es primordial para que la alfombra tenga algo más que un valor decorativo. La calidad del color de los hilos, su brillo y la variedad de matices dentro de cada tonalidad resulta de suma importancia. Ciertos colores raros como la púrpura de Tyrian, el amarillo del azafrán, la rosa de la cochinilla y los verdes, agregan valor a la alfombra.